A la hora de comenzar con una licencia de actividad siempre surge la duda de si la actividad a desarrollar se encuentra dentro de las actividades clasificadas o de las llamadas inocuas.

Según la
LEY 7/2011
, de 5 de abril, de actividades clasificadas y
espectáculos públicos y otras medidas administrativas complementarias
, nos define los tipos de actividades como:

a) Las actividades clasificadas, entendiendo por
tales aquellas que sean susceptibles de ocasionar molestias, alterar las
condiciones de salubridad, causar daños al medio ambiente o producir
riesgo para las personas o para las cosas, cualquiera que sea la
naturaleza jurídica del suelo donde se asienten.

b) Las actividades no clasificadas o inocuas,
entendiendo como tales aquellas en las que no concurra ninguno de los
requisitos señalados en el apartado anterior o, de hacerlo, lo hagan con
una incidencia no relevante.

Podemos encontrar en el NOMENCLATOR del DECRETO 52/2012, de 7 de junio, por el que se establece la
relación de actividades clasificadas y se determinan aquellas a las que
resulta de aplicación el régimen de autorización administrativa previa; el listado de actividades consideradas como clasificadas, agrupadas en los siguientes grupos:

1. Energía.
2. Producción y transformación de metales.
3. Industrias minerales y de la construcción.
4. Industria química.
5. Industria textil, de la piel y cueros.
6. Industria alimentaria y del tabaco.
7. Industria de la madera, del corcho y de muebles.
8. Industria del papel.
9. Gestión de residuos.
10. Actividades agroindustriales y ganaderas.
11. Otras actividades.(como por ejemplo Laboratorios de análisis y de investigación, Fabricación de hielo, Servicios funerarios, Carnicerías, Dulcerías-pastelerías, Actividades de pirotecnia, etc.)
12. Espectáculos y actividades recreativas. (Bar, Salas de fiesta, Bar musical, Discotecas,…)

De no encontrar nuestra actividad en el NOMENCLATOR, estaremos ante una activdad inocua.

En conclusión, las llamadas actividades inocuas son aquellas en las que no es preciso adoptar medidas correctoras sanitarias, de seguridad y/o
medioambientales
. Como por ejemplo oficinas, pequeños comercios,
peluquerías, agencias, comercios minoristas de alimentación, etc…

Como final, cabe mencionar la Ley 12/2012, de 26 de diciembre, de medidas urgentes de liberalización del comercio y de determinados servicios, en la que para el inicio y desarrollo de las actividades comerciales y
servicios realizados a través de establecimientos permanentes, situados
en cualquier parte del territorio nacional, y cuya superficie útil de
exposición y venta al público no sea superior a 300 metros cuadrados, no
podrá exigirse por parte de las administraciones o entidades del sector
público la obtención de licencia previa de instalaciones, de
funcionamiento o de actividad, ni otras de clase similar o análogas que
sujeten a previa autorización el ejercicio de la actividad comercial (o
de servicios) a desarrollar o la posibilidad misma de la apertura del
establecimiento correspondiente, de la cual hablaremos en un próximo post.